Comentarios de libros, charlas y seminarios periodísticos

El periodista Arcadi Espada

El periodista Arcadi Espada estuvo el pasado mes en la Universidad Miguel Hernández , descubriendo a través de sus más de 30 años de experiencia periodística realidades desconocidas hasta ahora por los estudiantes de Periodismo. Espada abrió la caja de los engranajes del discurso periodístico y mostró la influencia de la novela realista , una influencia que el periodista debe evitar.

 La mayor facilidad con la que cuenta la novela realista para influir de esta manera en el discurso periodístico, es que es el paradigma de la verosimilitud, una característica erróneamente identificable en ocasiones con la veracidad, que debe imperar en la narración periodística. Mientras que la verosimilitud en la narración hace referencia a hechos que pueden llegar a suceder pero que, en realidad, nunca sucedieron, al periodismo lo que le debe importar son hechos que sí ocurrieron, hechos reales y verdaderos. Como dijo Arcadi Espada, “Al abrir cualquier periódico, existe el pacto implícito con el público de que todo lo que contiene es real”.

Asimismo, la  necesidad humana de darle sentido a todo acontecimiento está muy presente en el periodismo. Es difícil, en este sentido, tratar de esquivar esta cualidad intrínseca de la persona, sin embargo se hace del todo necesario. El periodista debe contar, como nos hemos referido antes, hechos que han ocurrido que sean de interés general. El reportero no debe darle tanta importancia al porqué de las cosas, como sí al dónde, el cuándo, el quién y, sobre todo, el qué. Esto no ocurre en la novela realista, donde todo tiene una razón de ser. Pero no debemos olvidar que se trata de ficción, no de realidad.

en el Lazarillo, el Quijote o el Buscón se encuentra el origen de esta novela del siglo XIX

Y como el periodista tiene que tener en cuenta siempre, y por encima de todo, la realidad (que es la materia prima con la quetrabaja), debe evitar otro tipo de injerencias de la novela realista como puede ser el arquetipo y la omnisciencia. Por lo que respecta a lo primero, el periodista no debe juzgar ni dotar al protagonista de unos acontecimientos de unas cualidades que en realidad no posee. “El periodismo se ocupa de personas, no de personajes”, dice Espada. Por lo tanto, el periodista debe huir también del psicologismo de las novelas realistas y dejar de centrar toda su atención en las características ambientales del comportamiento humano, en la versión de testigos, etc.  y preocuparse, como apunta Arcadi Espada, en otros factores que pueden llevar al individuo a realizar sus actos, como por ejemplo, características biológicas.

Por lo que respecta a la omnisciencia, el reportero debe tratar de evitar esta cualidad de la novela realista, porque lo peor que le puede pasar es que el lector se quede maravillado con lo que lee pero se pregunte cómo sabe el periodista lo que cuenta. Es una dura labor por parte de quien redacta la noticia no parecer un narrador omnisciente mientras que, a la vez, debe dejar claro con su discurso la seguridad de lo que sabe y  la convicción de la veracidad de sus fuentes.

Arcadi Espada enseñó a los estudiantes de Producción Periodística que en su futuro laboral deben aprender a separar estos dos discursos que a menudo se tocan, les descubrió algo que no sabían y que puede hacerles marcar la diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: